miércoles, 1 de marzo de 2017

A D. Ricardo Bárcena, párroco de Calseca

Hoy nos ha dejado una persona extraordinaria: Ricardo Barcena o como yo siempre le llamaba, Don Ricardo. Ha estado presente en los momentos más importantes de mi vida, en los buenos y en los malos. Me caso, bautizó a mis hijos, celebró las bodas de oro de mis padres, preparó a mis hijos para la primera comunión, celebró el entierro de mi padre... siempre estaba él. Recuerdo su carácter afable y cariñoso pero también a un hombre de carácter al que volví loco por mi pasión por la genealogía. Por todo esto que me tocó a nivel personal: gracias de corazón. Pero también quiero destacar la gran labor que llevó a cabo como párroco luchando por acercar la Iglesia a la gente, a los jóvenes con las confirmaciones pues logró que varias generaciones pudiesen confirmarse después de muchos años sin hacerlo. Esto trae a mi memoria los buenos momentos vividos en la Catequesis, y es que Don Ricardo creaba parroquia. Otra gran labor fue la de restaurar las iglesias. Promovió la restauración de todas, le costó pero lo consiguió. Hoy los templos están en pié gracias a su increible labor. Son tantas las cosas que le debemos a este gran hombre y mejor sacerdote!!!! Sé que ya está en el cielo, junto a la Virgen a quién tanto quería. Don Ricardo, hablo por mí y creo que por todo el pueblo cuando digo, gracias de todo corazón.                                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario